iconoclasistas

Iconoclasistas. Dispositivos de investigación colaborativa, mapeo colectivo itinerante, cartografías críticas y recursos pedagógicos para uso comunitario.

Iconoclasistas es un proyecto autogestionado. Cualquier pregunta escribir a iconoclasistas@gmail.com o visitar nuestras redes sociales

Pampamapa

Tal vez la imagen que hoy representaría mejor el proyecto de país de las minorías poderosas sería la de un gran desierto verde de cultivos de soja transgénica.

Lxs memoriosxs quizás recuerden una propaganda que circuló durante 1977 donde una Argentina con forma de churrasco y enmarcada por la frase: “Unámonos…y no seremos bocado de la subversión”, representaba los intereses económicos protegidos por el golpe militar del ’76. La dictadura profetizaba “refundar la Nación” bajo el imperio del “Orden” y la “Defensa de los valores occidentales y cristianos” autodenominándose “Proceso de Reorganización Nacional”, en clara alusión al “Proceso de Organización Nacional” emprendido por la oligarquía terrateniente a fines del siglo diecinueve. Esta última, conocida como la Generación del 80, llevó adelante bajo el lema “Orden y Progreso” la llamada Campaña del Desierto (1879), financiada por la Sociedad Rural Argentina (cuyo fundador era bisabuelo del ya fallecido acusado por crímenes de lesa humanidad Martínez de Hoz) para exterminar a los pueblos originarios y expropiarles sus tierras.

El Gran Buenos Aires (GBA) alberga más de 14 millones de personas, 3 millones de las cuales viven en la capital, la ciudad más rica del país, donde se concentra la mayor densidad poblacional. Un millón de personas vive en villas miseria y sobrevive cartoneando en los barrios pudientes de la capital o realizando changas y venta ambulante. De los que tienen trabajo casi la mitad está en negro, con salarios promedios que no cubren la canasta básica. Sólo el 45% de los pobladores tiene cloacas, un 65% agua potable y las garrafas que utilizan en ausencia de redes de gas natural se encarecieron más del 180%.

Compartir